lunes, 9 de diciembre de 2013

MANEJO DE HERRAMIENTAS (1ª PARTE)

Hola de nuevo, como todos sabéis y para los que no lo sepan, existen en el mercado una gama bastante amplia de herramientas especificas para la mecánica de la bicicleta, algunas de ellas son tan simples como unas llaves fijas, llaves de allen, destornilladores o un martillo de nylón, pero hay otras que son más complejas de utilizar y de las cuales vamos a hablar en este post.

La mayoría de estas herramientas se suelen utilizar sólo en talleres profesionales debido en muchos casos a su alto coste, no es rentable hacer una inversión tan costosa para usarla una vez al año e incluso menos, pero otras son más asequibles y si la podremos amortizar mejor. Para aquellos que les guste realizar sus propias reparaciones le vendrá bien conocer su manejo y para los que no suelen hacerlo nunca viene de más adquirir conocimientos sobre todo para que tengan una idea del tipo de reparación que le van a realizar a su bici y  el proceso que ello conlleva. 

Como os dije anteriormente son tantas las herramientas que existen que iremos intercalándolas en varios post, en el de hoy vamos a hablar de algunas de ellas especificando para que se usan y como se usan. 

Vamos a empezar por una herramienta que es fundamental para preparar el soporte que traen las horquillas a los cuales van anclados las pinzas de los frenos hidráulicos o mecánicos o en su caso los adaptadores para ellas. Es de vital importancia que las superficies exteriores de estos anclajes estén totalmente planos y alineados, ya que si partimos de una base mal alineada las pinzan también lo estarán y las consecuencias serán roces de las pastillas con el rotor, desgastes de pastillas prematuros y desigual y sobretodo y más importante el mal reparto de la frenada o el deterioro prematuro de las pinzas de freno que dicho sea de paso no son baratas. 

Cuando adquirimos una nueva horquilla ésta viene con exceso de pintura en los anclajes roscados que debemos de repasar e igualar en ambos sitios, para ello la herramienta que tendremos que utilizar es una fresadora diseñada para este fin, en el fabricante Park Tool la denominan DT-4 y para identificarla os dejo una foto.


Como se puede observar en la foto aparte de la herramienta en sí dispone de varios eje de distintas medidas, estos ejes van en función al tipo de horquilla que vayamos a mecanizar, por ejemplo si la horquilla es de punteras abiertas utilizaremos el husillo de 100 mm.

Si vamos a mecanizar la vaina trasera utilizaremos el husillo de 135 mm.

También dispone de casquillos adaptadores para colocar en los husillos si las punteras traseras son de 12 mm.

Para horquillas con ejes de 15 mm utilizaremos otro casquillo adaptador.

Para horquillas de 20 mm solo habrá que utilizar el eje contenedor.

Una vez que tengamos elegido el husillo adecuado al diámetro del eje lo fijamos en las punteras de la horquilla teniendo en cuenta que el logotipo de la herramienta quede mirando hacia la parte trasera de la horquilla.


Cuando lo tengamos fijado deslizaremos la herramienta lateralmente hasta conseguir que quede centrada en el husillo y la elevamos para que quede por encima de los anclajes de la horquilla.



Seguidamente lo giramos a ambos lados para comprobar que el eje del brazo de corte coincide con los dos orificios roscados de la horquilla.


Lo siguiente será ajustar el paralelismo, para ello la herramienta trae dos piezas cortadas diagonalmente para este fin, ya que existen cuatro tipos distintos de montaje, me refiero a los estándares de los fabricantes. Colocaremos el calibrador de paralelismo adecuado en la parte superior de los anclajes de la horquilla, giramos la parte de la herramienta que contiene al brazo de corte hasta que quede perfectamente paralelo al calibrador de paralelismo y una vez conseguido apretamos el tornillo para fijarlo.



Una vez graduada la herramienta colocamos la fresa de corte haciéndola coincidir con el primer orificio del anclaje y giramos hacia la derecha haciendo un poco de presión hasta conseguir el fresado correcto, antes de sacar la fresa fijamos la profundidad que hemos fresado en el primer orificio para que en el segundo quede exactamente la misma.





Repetimos la operación para comprobar que en ambos orificios hemos quitado el material sobrante y estos han quedado perfectamente alineados.

Como habéis visto no es una operación muy complicada, pero si que hay que tener cuidado de no fastidiar los anclajes de la horquilla. Espero que os ayude sobretodo a los más atrevidos. Saludos a todos.